La invención de la galera de dos bancos o birreme

El pasado 18 de Julio del 2009 falleció Lionel Casson, reconocido especialista en historia marítima y autor de numerosos libros dedicados a la investigación sobre los barcos, los marineros y los viajes que realizaron en la antigüedad.

Como reconocimiento a su labor, este artículo está basado en parte de un capítulo de uno de sus libros más conocidos : Ships and Seamanship in the Ancient World.

La aparición del espolón en las naves de guerra hacía el siglo VIII aec. transformó totalmente el papel de los buques en la guerra naval, transformándolos de simples naves de transporte de tropas o plataformas de combate para la infantería de marina, a torpedos dirigidos por un timonel con el objetivo de perforar el casco de la nave enemiga. Esta nueva táctica determinaría el futuro desarrollo de la guerra naval.

Espolon de Trirreme griego encontrado en lacosta de Atlit, Israel

Espolón de un trirreme griego encontrado en la costa de Atlit, Israel

La nueva táctica de embestir al buque enemigo con el espolón de la nave hizo necesaria una nave más resistente para poder soportar el choque al embestir el buque enemigo, lo que a su vez hizo posible añadir una cubierta por encima del nivel de los remeros. El añadido de la cubierta superior, a su vez, permitió separar la infantería de marina de los remeros, dejando más espacio a estos últimos.

Para embestir a una nave enemiga era necesario ser más hábil y más rápido. Para ser más rápido eran necesarios más remeros. Habitualmente los remeros se situaban en hilera unos tras otro, lo cual limitaba la cantidad de remeros de que podía disponer una nave, e igualmente limitaba tecnológicamente por esa vía la potencia que podía alcanzar un buque, ya que no era posible construir buque más largos para admitir un mayor número de remeros sin hacer peligrar la estructura del casco de la nave.

La solución encontrada por los fenicios al problema de obtener más potencia sin poner en peligro la estructura del casco fue crecer por arriba. El espacio liberado en la cubierta inferior permitió reorganizar la disposición de los remeros, colocando a un nuevo remero intercalado entre cada uno de los dos anteriores, pero a una altura superior, evitando así que se molestaran al remar. Mediante esta disposición, con la misma longitud de navío se doblaba la potencia, o bien, con el mismo número de remeros se podía reducir a la mitad la longitud del buque, ofreciendo un objetivo menor al buque enemigo.

Relieve Asirio que muestra un birrme fenicio. La cabeza del nivel de los remeros aparece entre las vigas que sostienen la cubierta superior. Sobre la cubierta superior se colocan los escudos como protección

Relieve Asirio que muestra un birrme fenicio. La cabeza del nivel de los remeros aparece entre las vigas que sostienen la cubierta superior. Sobre la cubierta superior se colocan los escudos como protección

La misma necesidad de mayor potencia llevó posteriormente a la aparición del trirreme, con tres niveles de remeros. Más tarde, durante el periodo Helénico se diseñarían otros tipos de galeras llamados cuatrirremes, quinquerremes, etc.. pero ya no se referirían a los niveles de remeros, si no al numero de remeros que manejaban los remos de cada sección transversal.